Escúchas Radio Andamio

jueves, 9 de octubre de 2014

On 14:21 by Helena-3000 in    1 comment
Hola habitantes del andamio,solemos quejarnos y con razón y sobre todo en este país que son pocos los personajes famosos que declaran su homosexualidad tranquilamente,pero también debemos entender que quizá en la época actual las cosas son más fáciles(o eso creemos)pero en épocas pasadas,en esa época oscura de nuestra historia,donde imperaba la ley de vagos y maleantes y miles de homosexuales terminaron con sus huesos en las cárceles,era todo un atrevimiento demostrar tal valentía.Pero aun y así,y a costa de poner en peligro su integridad física,fueron varios los que no renunciaron a enseñar al mundo que no tenían nada de lo que esconderse,porque no habían hecho nada malo,dijera lo que dijera una ley que consideraba a los homosexuales “un peligro para la sociedad”.
Y uno de esos primeros hombres que no se escondió fue el cantante de copla Miguel de Molina,y aprovechando que desde mañana y hasta el domingo,se representara en el Teatro Zorrilla de Badalona la obra “Miguel de Molina al desnudo”una producción del famosísimo y polifacético Jorge Javier Vazquez,y que ya ha tenido un rotundo éxito en diferentes partes de España,y que nos cuenta la historia de este mito de la copla que nos dejó joyas como “La Bien Pagá”.Asi que si me permitís voy a pasar a hablaros de el.
Miguel de Molina cuyo nombre real era Miguel Frias de Molina, nació en Málaga el 10 de abril de 1908. Fue criado por seis mujeres: su madre, su hermana y sus cuatro tías. De niño fue inscrito en un colegio de religiosos. Ya adolescente, llegó a Algeciras y trabajó de limpiador en un burdel,de esto existe una anécdota que ya enseñaba como era el joven Miguel. Un día, una de las prostitutas intentó acostarse con él, cosa que él rechazó como contraria a su naturaleza y, por ende, a su propia moral. Es decir, en ese momento ya tenía definida su orientación homosexual.
En 1931 decide dedicarse al arte de la copla. Triunfa en Madrid, pero es en Valencia donde obtiene sus mayores éxitos, popularizando números como “El día que nací yo”, “Triniá”, “Te lo juro yo”,”La bien pagá” y Ojos verdes. Fueron años de gloria y triunfo,pero llegó la guerra civil y todo cambió,el franquismo cambió la sociedad española y las vidas de muchísimas personas entre ellas la de Miguel de Molina.
Aunque el era un valiente y con sus coplas se paseaba libremente sobre el escenario al compás del flamenco. No tenía miedo a su libertad insultante: gozaba de fama, belleza y arte, pero poseía tres condiciones que el franquismo no toleraba: era republicano, homosexual y amigo de Federico García Lorca.Y fue claro que fueron a por el desde el primer dia.El que en la época de la Republica llegó a cobrar hasta 5.000 pesetas por función,tuvo que escuchar como un empresario franquista  le ofrecía 500 pesetas por actuación, obligandole a aceptar o, de lo contrario, le acusará de su pasado republicano. Una noche, sus años de gloria en tierra española llegaron a su fin: tres desconocidos(aunque años más tarde pudo identificar a dos de sus agresores) lo apalearon, le desprendieron varias piezas dentales y le desfiguraron su cara mientras le gritaban "esto por rojo y maricón". Le prohibieron volver actuar en España y lo confinaron en Cáceres y Buñol.
Asi que en 1942 se va exiliado a Buenos Aires, donde siguió triunfando.Pero un día, una orden de la Embajada española para que abandone Argentina da inicio a sus problemas por su condición de homosexual. Se exila en México hasta que, años más tarde, una llamada de la mismísima Evita Peron hace que vuelva a Argentina;y se le ofrecen numerosos contratos por el país.
Pero no hay mal que 100 años dure ni bien tampoco y Miguel de Molina tuvo que ver la cara amarga del éxito cuando en 1960,con 52 años vio que en el teatro que iba a cantar solo habían ocupadas dos filas de butacas, el que llenaba teatros a rebosar y fue entonces cuando decidió dar por finalizada su carrera artística.
Mucho tardó su país en darle el reconocimiento que merecía,el Rey Juan Carlos le impuso la Orden de Isabel la Catolica ya en el ocaso de su vida, en 1992. En esa ocasión el artista aseguró que España estuvo "siempre en su corazón", pero afirmó que el reconocimiento le llegaba tarde. Sus palabras fueron un presagio.Murió al año siguiente. La medalla le fue entregada en la embajada española en Argentina, país donde cosechó éxitos y que adoptó y amó como si fuera su tierra. Así lo dejó plasmado en su poema Yo te adoro Buenos Aires.
La película “Las cosas del querer”,dirigida por Jaime Chávarri en 1989 e interpretada por Manuel Bandera, Ángela Molina y María Barranco,entre otros,es una versión libre basada en su vida. Resultó un éxito de taquilla.

Y ahora nos llega esta producción teatral”Miguel de Molina,al desnudo”la cual os recomindo encarecidamente que acudáis a ver si quereis saber la historia no solo de uno de los mitos de nuestra copla,si no de un valiente que no se escondió y dio visibilidad a su homosexualidad en una época que eso era pecado,peligroso y penado con cárcel.

1 comentario:

  1. Hola, chicas:

    He pasado por aquí para leeros y para entregaros un premio virtual.
    Podéis encontrar más información en mi blog: eleygrey.wordpress.com

    Enhorabuena y saludos.

    ResponderEliminar