Escúchas Radio Andamio

domingo, 27 de marzo de 2016

Estrenamos nuevo estilo de música en nuestra radio! Si, nos hemos vuelto mas dance, mas techno, mas divertidas, mas de circuito lgtbi, para que bailes con nosotras en cualquier parte del mundo y desde cualquier lugar con nuestra app para smartphones y tablets.

Y por ello os queremos hablar de una gran diva lgtbi, y no diva solo del colectivo si no del eurodance ella es kate ryan, esa mujer que en un momento de su vida afirmó “soy tremendamente gay…ni te haces idea de lo gay que soy.” Pero aunque pueda parecer la última declaración grandilocuente en busca de promoción entre el colectivo gay, no lo es. Orgullosa hija de una pareja de hombres homosexuales, siempre ha abanderado nuestros derechos.

En un estudio de la universidad europea de Lovaina, su canción Je T'adore fue elegida una de las 10 favoritas del colectivo LGTBi. A continuación participó en el festival de eurovisión con Je T'adore y sus éxitos continuaron con Ella Elle L'a , Voyage voyage , etc. Actualmente acaba de sacar Runaway que no parará de sonar en las pistas de los locales de ambiente de toda Europa.


viernes, 25 de marzo de 2016

On 10:57 by Helena-3000 in ,    No comments
Cap-4                                       Me atreví a darle un abrazo de koala 

  Al terminar de desayunar ella se fue a la ducha y yo me fui dando saltitos hasta el salón a rescatar a mis olvidadas muletas. De modo que ya me sentí libre para moverme con autonomía y empecé a recoger el dormitorio, la ropa del suelo, llevar mis cosas a mi armario, doblarlas y colocarlas, etc. Miré por la ventana cuando oí el paso de una ambulancia de Cruz Roja seguida de la Policía Local y me quedé ensimismada, pensando en que algún día yo conseguiré ser algo más que una transexual marginada y excluída socialmente que se dio a conocer por hacer deporte. Y en esas estaba, absorta, como me quedo muchas veces, cuando unas manos me rodearon por la barriga. Estaban calentitas, y sus brazos también. Me besó en la nuca y me dijo.
- Cuando escuché las sirenas desde el baño supe que te encontraría mirando por la ventana.

Y sonreí feliz, y ella me devolvió la sonrisa a través del reflejo de la ventana, donde las dos estábamos tan espléndidas, tiernas y guapas, abrazadas como si arrastráramos una larga relación.
Y le dije:
- ¿Te imaginas...?

Sin haber acabado, ya había dicho que sí y con sus brazos me había girado casi en el aire y estábamos besándonos.
Y por primera vez en mi vida me atreví a darle un abrazo de koala a alguien.

Yo era sumamente feliz en sus brazos y no quería bajarme nunca.
Sin embargo me posó en el suelo y se despidió.
Bueno, nos despedimos durante más de noventa minutos, era obvio que ella no quería irse y era obvio que yo no quería que se fuese, pero a veces las cosas son así, reales, y no como una las sueña.
Fueron tantos los besos que nos dimos, abrazos y más abrazos, que era imposible despegarnos, aunque como ya dije acabó yéndose, no sin antes acariciarme desde las orejas a la yema de los dedos con tanta parsimonia que llegué a creer que me habían crecido últimamente, en serio. Fue un recorrido lento, largo, delicado y sensual. Se paró a dibujar con los dedos las líneas musculares y seguir la veta de las fibras, poniendo cada uno de mis vellos de punta... bueno, estoy tan depilada que creo que no había vello alguno que poner de punta. Pero hubo algo que sí recogió todos esos impulsos, una parte de mi cuerpo, inerte y dormida, ignorada desde hace años volvió a la vida para decir "aquí estoy" y me sonrojé...
Luz notó esa reacción de mi cara y me miró intrigada, sin darle respuesta dejé que siguiera, y llegó hasta los dedos y los entrelazamos.
Entonces sí fue cuando la abracé y siguiendo un impulso inconsciente que no sé de dónde salió (o quizá sí lo sé) justo allí, bajo el umbral de la puerta, apreté mi cuerpo entero contra el suyo y con su mirada me hizo saber que estaba notando las ganas de volver a verla que tenía.

Me dio un beso en la mejilla y se giró, su pelo describió una ola de frescura como esas de los anuncios. Cerré la puerta tras de mí para no verla marchar.

¿Y ahora qué iba a hacer? Había encontrado una nueva luz con la que sentirme iluminada, que sin duda me iluminaba la cara con la enorme sonrisa que me dibujaba. Pero habíamos empezado el día hablando de paz y armonía asexual y terminamos la mañana así, con una erección... que por lo menos no era involuntaria, ni traumática...
...pero voy a tener que dejar de depilarme, creo que prefiero tener los vellos de punta, creo...

Blong

Sonó la BlackBerry en el dormitorio.
Pero vi cómo estaba la cocina y decidí pasar de ella y de quien quiera que fuera.
(Continuará...)

domingo, 20 de marzo de 2016

Hola a todas! Hoy os traemos una nueva película con contenido lésbico, "Kiki, el amor se hace" sabemos que la estrenan en abril y como nos gusta el cine español  os dejamos la sinopsis y el estreno para que no os la perdáis.

Sinopsis

Verano en Madrid. Cinco divertidas historias de amor y diez personajes con curiosas filias sexuales. Dacrifilia o excitarse con el llanto, elifilia u obsesión por determinados tejidos, herbofilia o excitación por las plantas, son algunas de las particulares formas de obtener placer que descubren nuestros protagonistas. Pero para disfrutarlas tendrán que decidir cómo integrarlas en sus vidas.

En esta comedia erótico-festiva, todos los personajes desean llegar al éxtasis y hacen todo lo posible para conseguirlo. Y es que sus sentimientos, sus miedos y sobre todo su sexualidad se transforman rompiendo tabúes, adentrándose en una etapa nueva, emocionante y libre donde no se reniega ni del placer ni del amor. Porque, cuando ambas partes de la pareja aceptan sus "manías" sexuales, pueden llegar a ser una pareja sin fecha de caducidad.

Tercer film de Paco León (Carmina o Revienta, Carmina y amén) como director, en el que el propio realizador forma parte del elenco principal de actores junto a Candela Peña (Ayer no termina nunca, Una pistola en cada mano), Alex García (La Novia, Kamikaze), Belén Cuesta (Tenemos que hablar, Ocho apellidos catalanes), Luis Bermejo (Gente en sitios, Una palabra tuya), Natalia de Molina (Cómo sobrevivir a una despedida, Sólo química) y Luis Callejo (Cien años de perdón, Palmeras en la nieve).



viernes, 18 de marzo de 2016

On 13:15 by Helena-3000 in ,    No comments

Cap-3 Tranquila, vine sabiendo de sobra que eres asexual                                            

Entonces la puerta se abrió y apareció una chica con mi camiseta de voleibol y una bandeja con dos desayunos... irradiaba una luz que no había visto jamás.

Le pregunté, no estaba segura;
- ¿Qué ha pasado entre nosotras, Luz, si esta madrugada ha pasado algo entre nosotros, haya sido bueno, o malo, y no me acuerdo porque estaba inmensamente cansada y me desplomé, más allá de dormirme, creo que es mejor que me lo cuentes. Acaso, que no creo, mantuvimos relaciones sexuales?

Me preguntó extrañada por qué a la vez que le estaba preguntando si había habido sexo, decía casi segura que no, y añadió ¿tan malo habría sido? Negué con la cabeza, pensando para mis adentros, estaba segura de que mi reacción no habría sido esa... no me habría dejado llevar tan lejos, quizá no quería decírmelo pero... y entonces ella rompió el silencio en el que estaba inmersa pensando en mis cosas “...hubo un momento en el que intenté meterte mano y trataste de abofetearme...” Y ahí me quise morir...

- ¿Que te pegué? (Exclamé con todas mis fuerzas).

Trató de calmarme y callarme... dijo que la culpa había sido suya, repitió “acabo de decirte que traté de meterte mano cuando te quedaste dormida”... “quizá fui demasiado lejos”...
Insistió en que se lo merecía por no entender la situación. Que el resto de la noche la pasamos hablando, jugando a ponernos ropa, y que ella pensó que una cosa llevaría a la otra, pero la verdad fue que yo me quedé dormida poco a poco. Y terminó diciendo que no sólo me perdonaba por la bofetada, que no había ni siquiera llegado a dársela, se empeñó una y mil veces en disculparse porque, “la verdad es que me había pasado de la raya”, decía. Y añadió:

- Yo ya había leído todas tus entrevistas en la prensa, hasta tu Twitter y tu página de Facebook, y sabía de sobra todo lo que dices de que eres asexual pero, por un momento, aunque que dijiste que parase, pensé que podía ser fachada y seguí para comprobarlo. La culpa era mía, fue mía, porque vine sabiendo de sobra que eres asexual y aún así forcé las cosas. (Se quedó callada mirándome con una expresión en los ojos que sólo conocía en Sofía).

- Pero bueno, ha sido una noche divertida, por lo demás. (Añadió).

Y una lagrimilla corrió por su mejilla mientras dos lagrimones brotaban de mis ojos. Dejó la bandeja en el suelo, sin arquear la espalda, con una flexibilidad pasmosa, dejando ver su sexo al estar agachada del todo. Y rápidamente vino a la cama a sentarse a mi lado. Las dos lloramos, yo me disculpé y le pedí perdón y ella me lo pidió a mí, no sé quién llevó la cuenta pero parecía un partido de sets, por cada vez que yo decía algo, ella lo decía dos, y yo lo decía tres, y así... Finalmente nos cansamos de llorar y de perdonarnos. Nos quedamos abrazadas mirando el desayuno en el suelo.
Pasaron unos minutos y entonces me dijo;
- ¿Quieres tus cosas, las muletas y lo otro, que quedó en el salón?

Entendí a qué se refería, sin duda ya daba igual, imagino. Le dije que no, que se quedase a mi lado. Pero se levantó para ir de dos saltos hasta la puerta. Me reí al volver a verle agacharse, doblaba las rodillas, las separaba, bajaba sus enormes brazos musculados paralelos, la camiseta dejaba ver el vello de su entrepierna y, entonces, en milisegundos estaba en pie, con la bandeja horizontal y a la altura del pecho, más o menos.
La trajo hasta la cama y desayunamos, me felicitó por tener soja, le dije que hacía 14 años que era vegetariana y no tomaba leche, se mostró admirada y sorprendida, me besó con una gota de soja escurriéndose por su barbilla y se la recogí con un beso mío. Nos dijimos que las dos juntas nos ayudaríamos a ser vegetarianas un poco más estrictas cada día. A ver si alcanzábamos la meta de ser deportistas veganas, y transexuales, jajajajajaja
Dijo que eso segundo me lo dejaba para mí, que me quedaba muy bien y era un gran ejemplo para el colectivo, que le parecía fantástico que se hubiera visibilizado tanto en los medios y esas cosas.
(Continuará...)

jueves, 17 de marzo de 2016



¿Qué hizo que te picara el gusanillo de la radio? 

 Siempre me ha gustado la música, muchísimo, y a veces me sorprendo de lo olvidadiza que es la gente con ciertas canciones, o la poca música que escuchan que no sea la del sábado noche. Conocí a Selque casi sin querer a través de las redes, escuché sus programas (maravillosos, por cierto) y constantemente me venían canciones que pedirle a la cabeza. Así que, en lugar de pedirle canciones para que las pusiera ella de 10 en 10, pensé que, tal vez, yo podría hacer un programa. Y fue que sí. Y como es radio, espero disimular bien la vergüenza que paso grabando, jajaja.


¿Qué podemos encontrar en un programa tuyo? 

 Música y más música de todo tipo, incluso alguna canción que a mí no me gusta. A veces se me ocurren programas con un tema como hilo conductor de las canciones, otras pongo las que me gustaría escuchar en la radio. Música antigua, de todas las décadas, aunque siempre abundan de los 80 hacia atrás. Y sobretodo y siempre que puedo, mucho rock, hard rock y algo de heavy, que es lo que más me gusta. Pero ya te digo que lo mismo te pongo una canción de música celta que la Polla Record o Helloween.


¿Por qué el nombre? 

El nombre... surgió escuchando música (cómo no). Cuando decidí que iba a hacer el programa en serio estaba escuchando canciones de Los Secretos y hay una que se llama Bailando el desván, y le encontré tantos significados válidos para mí que tenía q llamarse así. Además como iba a poner canciones poco actuales, tiene su sentido que estén por ahí perdidas en viejas cajas de discos.


¿Algún día te lanzaras hacer un programa en directo? 

¿En directo? Primero que no me muera de vergüenza, jajaja. Y luego tienen que alinearse los planetas y ciertos astros del firmamento para que me pille un jueves sola y poder emitir sin una casa llena de ruidos.


¿Algo que quieras decir y no he preguntado? 

 Emmm...... bueno, que estoy encantada y orgullosa de formar parte del Andamio de Enfrente, de ser parte de una comunidad que lucha por visibilizar y normalizar un colectivo muy amplio de personas. Porque de eso trata, de que todos somos personas y que no debería importarnos si alguien es gay, lesbiana, trans, hetero rubio natural o de bote o si tiene 7 dedos en los pies. Porque en este andamio cabemos todos, y si no cabe, se le hace un hueco en seguida.


Un auténtico placer daros a conocer a mi amiga y compañera Amaia. 

Selque.

miércoles, 16 de marzo de 2016

Sin cortes, la novena entrega de "La Frontera Difusa", un programa cargado de información sexual desde un punto de vista didáctico e informativo.

Sin trampa ni cartón, os dejamos un programa sobre la transexualidad, con entrevista incluida. Recuerda que puedes escucharnos en esta misma página.

Si te has perdido el programa de radio de la semana pasada, "Perdidos en el desván" aquí te lo traemos para que no te pierdas absolutamente nada y lo puedas disfrutar entero.

Canciones de amor y desamor, canciones que seguro has escuchado en algún momento de tu vida, Recuerda que puedes seguirnos en directo en esta misma página y consultar las emisiones en directo a la derecha de este mismo post

martes, 15 de marzo de 2016

On 13:07 by Helena-3000 in , ,    No comments


Hola habitantes del andamio,desde ya hace bastante tiempo dentro de la literatura se ha hecho un hueco que cada vez está cogiendo más importancia las novelas con personajes lésbicos en todo o en parte,y cada vez están saliendo más autoras que con una excelente narrativa se están ganando un puesto entre nuestras favoritas,este sería el caso de Sonia Lasa y su primera novela “Una receta inesperada”   
De que va el libro:
Esta receta surge en Madrid y comienza a prepararse en Nueva York para cocinarse lentamente bajo el cielo de Roma, alcanzando su punto de ebullición en la increíble Toscana. Una variedad de ingredientes como cine a granel, gastronomía como guarnición y arte, mucho arte de postre, consiguen mezclar a las dos protagonistas que estarán obligadas a entenderse en esta receta inesperada.
El porqué hablar de este libro:
Porque “Una receta inesperada” es un libro fresco, de lectura fácil, que engancha desde la primera línea, yo lo empecé y no pude soltarlo hasta acabar eso si el tiempo se me hizo cortísimo porque es sobre todo un libro ágil, moderno donde lo que lees al mismo tiempo lo estás viendo, perfectamente podría ser el guion de una película.
Curiosidades:
Una receta inesperada consta de 232 páginas que se leen con una frescura y una facilidad que se agradece, cuántas veces hemos tenido que tragarnos auténticos tochos de libros que casi todo es paja y solo hay cuatro páginas mal contadas potables, en este no hay nada de paja, son 232  páginas bien aprovechadas que consiguen enganchar desde el principio y no bajar el interés hasta el final.
Resumen:
En fin que recomiendo muy mucho Una receta inesperada, es fresco, con toques de humor, con un puntito de sarcasmo, con amor, que además con ese toque tan cinematográfico que tiene nos lleva a pensar en películas como El diablo viste de Prada, Sexo en Nueva York o
Nina's Heavenly Delights  probablemente de un coctel de estas tres películas lo que saldría sería Una receta inesperada. Además podréis encontrar menciones a personajes y lugares que todos conocemos, lo que consigue que la lectura la notemos mucho más cercana.
No os lo perdáis.
Apunte:
Una receta inesperada podréis encontrarla en Amazon y aquí os dejo el booktrailer para que podáis echarle un vistazo https://www.youtube.com/watch?v=f7GPb0f3zLs
On 10:59 by El Andamio de Enfrente in , , , ,    No comments

Soy Antía Fernández, protagonista de una noticia que ha dado la vuelta a España y ha alcanzado parte del extranjero. La noticia se produjo en Coruña, la ciudad en donde vivo. A las 12h del día 20 de Enero de 2016 Pili Neira Martínez, presidenta de Mudegá (Asociación de Mulleres Deportistas Galegas), me envió un mensaje de WhatsApp diciéndome que su compañera de Vigo había redactado una nota de prensa para agradecer al Club Deportivo Padre Faustino el gesto de normalización e integración llevado a cabo al incorporarme al equipo femenino Senior B de Voleibol Calsancias.

En ese momento yo creía que el Domingo, 24 de Enero, debutaría en un partido de voleibol de Segunda División Regional de la Federación Gallega de Voleibol y que podría hacerse eco de ello Andrés Ríos, al ser seguidor en Twitter desde hacía algún tiempo, y vinculado al DXT Campeón. Quizá algún otro periódico, como La Voz De Galicia o La Opinión de A Coruña. Sencilla y sinceramente, no esperaba que pasasen de citarlo en un recuadro de 6 u 8 líneas al margen de una página de deportes. Es más, creo que no me esperaba nada.
La sorpresa fue cuando contactamos Andres Ríos y yo y me pidió que le pasase unas fotos y yo le envié una hecha con mi BlackBerry en el Parque Europa, un día cualquiera. Le envié alguna más y él escogió esa, de modo que yo quedé encantada de su elección, porque me veo genial en esa foto. Pero no sólo me sorprendió eso, me dieron la contraportada del periódico y me pareció una pasada. Me encantó, claro que sí, me gustó y me hizo mucha ilusión, pero no creía merecerlo. Un ratito después me llamó P. Gómez, de La Voz De Galicia, y estuvimos hablando de ello y le pasé las mismas fotos que a Andrés Ríos. Aún no eran las 18h del Miércoles, 20 de Enero, y 2 medios ya me habían llamado y pedido fotos. Ingenua de mí creí que eso sería todo. Un Blog, donde escribe la conocida periodista Silvia Carregal, había publicado la nota de prensa de Mudegá íntegra. La Agencia EFE había distribuido la nota de prensa a los cuatro vientos y a eso de las 19:40h me vuelven a llamar de La Voz de Galicia para pedirme unas fotos hechas por su fotógrafo, Paco, quien se pondría a mi disposición. Yo tenía la tarde del Miércoles programada para ir a casa de una amiga a teñirme el pelo, una que es muy coqueta y ya tiene algunas canas que tapar... y la tarde se tornó una locura. Tenía que atender el teléfono con unos guantes de plástico limpios de cada vez, y se sucedían las llamadas de otros medios; MARCA y V Televisión. Quedé a las 21h en el Polideportivo Municipal del Barrio de las Flores con Paco, el fotógrafo de La Voz, llegué a las 21:15h conduciendo el coche de mi amiga, la que me había teñido y que atendía mi teléfono mientras llegábamos, emplazando a V Televisión y al MARCA a llamar después.

A esa cita llegué con la cara lavada, le pedí unos minutos al fotógrafo, mientras él colocaba los balones y estudiaba los encuadres, para maquillarme y pintarme los labios, entonces me hizo las fotos y una de esas fotos finalmente ha sido una de las más difundidas, salgo agarrando la red con la mano derecha desenfocada por la proximidad del objetivo, con una sudadera gris con un logotipo de colorines.

Al salir me esperaba Fernando M. Carreño del MARCA para hablar por teléfono y decirme, entre otras cosas, que se confirmaba que este Domingo me iba a convertir en la PRIMERA JUGADORA TRANSEXUAL DE VOLEIBOL DE ESPAÑA y, por ende, también se podría decir que iba a ser la PRIMERA DEPORTISTA TRANSEXUAL DE UN DEPORTE OLÍMPICO. Ya no cabía duda de una cosa que yo sospechaba ligeramente; que iba a ser la PRIMERA DEPORTISTA TRANSEXUAL DE GALICIA.

Y entonces se acabó el Miércoles, 20 de Enero, luego vino el Jueves 21, me llamaron a las 9h de Radio Voz, me encontré con ellos a las puertas del CIFP donde estoy matriculada de un Ciclo Medio de FP y salí a hacer la entrevista telefónica en la calle. En la página 44 de la Edición Impresa de La Voz De Galicia aparecía más de media página de texto dedicada a mí. Esto era más de lo que yo me esperaba. Y tanto que era más... durante el resto de la mañana tuve llamadas de TVG, V Televisión, La Ser, etc. y el Jueves por la tarde grabé una entrevista para el Telexornal de la TVG. La tarde del Viernes fui a Radio Coruña a grabar para La Ser con José Ramón De La Morena, para EL LARGUERO. Envié unas fotos para EL CORREO después de una larga conversación telefónica con una periodista llamada Julia Fernández Ruíz, y en internet empecé a ver referencias pequeñas de la nota de prensa de Mudegá en SPORT, Diario AS, Mundo Deportivo, EL PAÍS, etc. la verdad es que no sabría citarlos todos.

Mis perfiles personales de las redes sociales se llenaban de mensajes de periodistas que querían contactarme y el Coordinador Deportivo del CDPF, Luís Miguel Fernández, me avisaba cada vez que alguien le pedía mi teléfono. Grabamos con Amador, del MARCA, y con La Sexta Noticias, el Viernes a media mañana. Incluso me decía que había programas de TV a los que les había negado el contacto y consensuamos esos contactos, rechazamos algunos y aceptamos los que vimos oportunos. Tras todo ese trajín llegó el Sábado y por la tarde mis nervios me hicieron hundirme, sentía tanta presión que lloré... y le dije a una amiga; “tengo tanto pánico a lo que pueda pasar mañana en el partido que me dan ganas de no ir, de mandarlo todo a la mier...” También hablé con Luismi y con Pili Neira, la cuál se ofreció a acercarme en coche al pabellón para tranquilizarme y que no hiciera el camino sola. Amaneció el Domingo hice una foto de mi balón en la ventana, con el amanecer de fondo, y estaba a punto de salir cuando me llamaron por teléfono.
- Hola, Antía, disculpa que te llame a estas horas, somos de Noticias Cuatro y queríamos saber si es posible hablar contigo unos minutos antes del partido.

Así fue como ocurrieron las cosas. Quizá nadie que no fuera yo misma, que no fuera Pili Neira, que no fuera Luismi, entenderían cómo viví yo esa media semana previa a mi debut deportivo. Fueron días en los que no hubo entrenamiento, fueron días en los que no contacté con mis compañeras de equipo, fueron días en los que estuve sola, me sentí sola, yo le dije a la entrenadora y a Luismi varias veces que me preocupaba cómo podía afectar esto a mis compañeras, no dejaba de pensar en ellas, esto me venía grande y lo tuve que afrontar como pude, contando sólo con el apoyo de Pili y Luismi. Por si no era presión suficiente, yo tenía un reto muy particular al que quizá nadie sabe que me tuve que enfrentar... la indumentaria de juego. Ese short de voleibolista que forma parte de la equipación era insultantemente pequeño y yo tenía que hacer todo lo posible para que me quedase discreto. Fue un reto enorme lograr esa discreción que buscaba, pero pude conseguirlo (como suele pasar con muchas cosas).

Así llegó el momento del partido, jugué hecha un manojo de nervios, algo perdida, sí, pero haciendo lo que más me deseaba y apetecía;
- ¡Jugar al voleibol con mis compañeras de equipo, el Calasancias!

No olvidaré el momento en el que Marta me llama a su lado y me indica qué es lo que voy a tener que hacer en el campo, sustituyendo a Paula, con el dorsal número 3. Mi pequeño paso del exterior de la cancha al interior iba a ser inmortalizado como un momento histórico, pero lo más importante no era eso...

Lo más importante para mí era que tras 21 años de espera, mi sueño al fin se cumplía, atrás quedaba el recuerdo de tener que quedarme en las gradas, viendo a las compañeras con las que yo entrenaba en el instituto jugar. Ahora yo estaba en la cancha y en la grada una amiga con mi mismo nombre aplaudía orgullosa, su madre, cruzaba los dedos y me enviaba todo su apoyo, como el resto de la semana. Y había algunas otras personas que admiro y respeto que estaban en la grada para animar. Yo no lo sabía, pero por lo visto Elvira, la directora del Colexio Calasancias estaba dándole al bombo, según me contaron después. En ese momento recordé aquellos años con Roberto, mi entrenador del instituto, y con Eva, Montse, Cris, Celeste, Patricia, Verónica y mis otras compañeras de entonces. Ahora mis compañeras son otras (Isabel, Paula, Adriana, Lucía, Íria, Arantza, Itziar, Lorena, Raquel, Jess, Alba e Isa)... junto a ellas acabé el partido, el cual perdimos, por desgracia... y quizá nadie lo supera antes pero siempre me he sentido culpable de ese resultado. Mis compañeras de equipo tuvieron que “comerse” en cuatro días un despliegue de medios y presión mediática imprevisto e impredecible. Algo con lo que nadie contaba, ni yo misma, y del que nadie les habló.

Han pasado seis semanas y no he parado de atender a más medios de prensa, escrita, de radio y de TV... estuve al día siguiente en un magazine de TVG grabado en Vigo, hice una entrevista para un colaborador de La Vanguardia durante el trayecto de ida, a la vuelta concreté una entrevista con Info7 Irratia, una emisora de Bizkaia (Euskadi) con Mikel Irigoien. Atendí a Ramón Fuentes, periodista de Público, a Óscar Martínez, locutor de Radio Marca Coruña, a Michael Robinson, de La Ser... y tuve algunas propuestas más que rechacé.

Ahora estoy inmersa en un proyecto de actividades junto al Servicio de Bibliotecas Municipáis da Coruña, he concertado unas charlas en la Facultad de Periodismo de la USC, una charla en Ponteareas para una Asociación Cultural, donde estaré con una locutora de radio de la Radio Galega, y más. Como por ejemplo la propuesta de sumarme al equipo de deportes de la FELGTB y al equipo de trabajo del Colectivo “EL ANDAMIO DE ENFRENTE” entre otras muchas cosas.

lunes, 14 de marzo de 2016

Es gratificante ver como una joven celebridad de Hollywood da el paso y sale del armario. Es gratificante ver cómo una vez fuera, elige papeles gays sin temor a que la encasillen, porque cree que es lo que debe hacer. Por si no lo sabéis hablo de Ellen Page.

Japón. Bodas Gays

Ella, nos ha mostrado al mundo tal y como es, pero parece que con eso no ha sido suficiente, por eso se ha cogido la bandera arcoiris por montera y ha decidido recorrer varios países, para saber cómo son la vida y derechos de las comunidades LGTB de todo el mundo. Todo eso  nos lo muestra en una serie documental GayCation donde acompañada por su amigo Ian Daniel recorre distintos lugares,  habla con sus gentes, con el colectivo, con políticos e incluso con personas peligrosas y muestra la situación del colectivo de manera muy cercana y certera.
Brasil, entrevista en las favelas
Destaca la naturalidad, la pasión y la sensibilidad con la que tratan el tema. La capacidad para emocionarse con temas delicados y también la de enfrentarse de la manera más dialogante posible a personas sin escrúpulos y homófobos recalcitrantes.
Os recomiendo encarecidamente que veáis esta serie/documental, la podéis ver en VICELAND: GayCation. Ya están disponibles el Primer y Segundo episodio, donde visitan Japón y Brasil.

viernes, 11 de marzo de 2016

On 11:53 by Helena-3000 in ,    1 comment
Cap-2                         La puerta se abrió y apareció una chica que irradiaba luz

Sintonizamos bien, hablamos de esos complejos un rato, yo los propios de una transexual, ella los propios de una campeona de halterofilia deportista desde muy joven. Reímos y sin darnos cuenta acabamos recostadas en el sofá la una sobre la otra.
Sus brazos hercúleos me abrazaban con tal firmeza que jamás pensé sentirme tan cómoda y segura en manos de alguien así, las chicas con las que había estado hasta ahora siempre eran menudas, delgadas y con poco contorno. Ella en eso me ganaba, que ya es decir. De hecho surgió el tema, se puso de rodillas con sorprendente habilidad, se disculpó por estar calzada, le dije que daba igual. Estaba sentada sobre mis muslos, tan arriba como le era posible y mirándome de frente me dijo si quería probar a adivinar la talla de su sujetador. La agarré con las manos por los laterales de su torso y con suavidad tiré de ella hacia mí. Hasta que perdimos el equilibrio y terminamos horizontales en el sofá, con las caras pegadas y mudas, en un silencio abrupto (pero cómodo) y lo dejamos que durase un poco, hasta que su pelo, un mechón, cedió a la gravedad y vino a golpearme en los ojos. Lo que nos hizo reír, pero en medio de la risa nos besamos. Y al besarnos ella se desprendió de su camiseta y empezó a hacer lo propio con la mía... le paré las manos y le dije que se descalzase, momento que aproveché y me quité la camiseta yo misma, para evitar todavía la sorpresa que antes o después, por ese camino que iban las cosas, iba a descubrir... una vez descalza apagó la lamparita y regresó a la misma posición del primer beso. Y repetimos, relajándonos y dejando que nuestros brazos compitieran por abrazar más y más a la otra.
Me desperté en la cama de la habitación de invitados, tenía puestas mis mallas de la equipación de voleibol, solamente... y la habitación tenía la persiana levantada, había dos chándal en el suelo, varias camisetas, una de ellas no era mía, era blanca (yo no uso ese color debido al tatuaje de la espalda, que nunca quiero que se calque a través de la ropa)... y había unas bragas que, sin duda, no eran mías... imposible de ese tamaño... unos shorts vaqueros de color negro y un sujetador deportivo que no alcanzaba desde la cama, ¿qué había pasado?
¡Yo di una fiesta, pero...!
Entonces la puerta se abrió y apareció una chica con mi camiseta de voleibol y una bandeja con dos desayunos... irradiaba una luz que no había visto jamás. Su nombre, Luz, claro... 33 años, atleta, campeona de halterofilia, corredora y ciclista ocasional y nadadora de travesías. Su otro deporte preferido, claro, de ahí que en Galicia sólo lo practique en verano. Su pelo largo, moreno, liso como jamás habría imaginado, excepto en películas japonesas. Le falta una muela, pero ni se le nota, ni se le ve, me lo confesó cuando empezamos a confesarnos cosas esta madrugada.
Le pregunté, no estaba segura; - ¿Qué ha pasado entre nosotras?
Y me dijo que lo habíamos pasado bien, sintonizamos después de la fiesta, hablamos mucho, nos besamos un rato en el salón, hasta que a ella le dio por levantarme en brazos y traerme a la cama. Me dijo que mi cama era muy estrecha, la verdad es que sí, con esta complexión se queda corta para nosotras dos, mide 1'05m. Luego me preguntó si ya me acordaba del resto, repetí una vez más que no, que estaba muy cansada y que dormí profundamente. Me miró a los ojos y me dijo: - La verdad es que pareces sincera, pero me resulta tan extraño que no recuerdes lo otro que pasó. Le insistí en que no, que no me acordaba, lo cual me hizo pensar en algo prácticamente imposible. ¿Habríamos tenido relaciones sexuales? Y dijo que era mejor así; - La verdad es que si no te acuerdas es mejor que no te lo diga. Tampoco tiene la más mínima importancia.
- Mira, Luz, si esta madrugada ha pasado algo entre nosotros, haya sido bueno, o malo, y no me acuerdo porque estaba inmensamente cansada y me desplomé, más allá de dormirme, creo que es mejor que me lo cuentes. ¿Acaso, que no creo, mantuvimos relaciones sexuales?
(Continuará...)